Raspberry Pi como servidor, parte 1

Raspberry Pi, es el mini pc mas famoso del mundo y esta fama le viene por su precio y sus prestaciones que abren todo un mundo de posibilidades. Entre todos los proyectos que se pueden crear teniendo como base una Rpi los mas populares son pequeño proyectos de IoT, emuladores de consolas, media center… y como mini servidor.

Y es en este ultimo en el que nos vamos a centrar, montar un mini servidor desde el que poder gestionar diferentes servicios entre los dispositivos de tu casa.

La distro

Antes de nada tenemos que escoger una distribución, en la web oficial de Raspberry Pi disponemos de diferentes opciones para descargar, desde la version mas sencilla de configurar como es NOOBS, a Raspbian, Ubuntu Mate o Windows 10 IoT Core entre otras.

La versión que escogemos en este caso es Raspbian Stretch Lite, esta versión no tiene interfaz gráfica lo cual nos viene genial para nuestro proyecto y se basa en Debian Stretch.

La instalación

Para montar la imagen en nuestra SD en este caso hemos utilizado ApplePi-Baker, una aplicación que permite montar las imágenes con pocos clicks. Pero si no queremos optar por esta opción se puede seguir también la guía que explicaba en aquí.

Paso 1

Seleccionamos nuestra SD desde el listado, en caso de que no salga podemos utilizar el botón de refrescar.

Paso 2

Seleccionamos la imagen que queremos montar en nuestra SD.

Paso 3

Clickamos en el botón y esperamos a que se complete la instalación.

 

Y así de fácil, ya tenemos nuestra SD lista para poner en nuestra Raspberry Pi y que empiece a funcionar nuestro futuro mini servidor.

Nota:

El usuario por defecto de Raspbian es pi y la contraseña raspberry. Para modificar la contraseña del usuario (acción muy recomendable) con el comando passwd puedes hacerlo, te pedirá que pongas dos veces la contraseña y listos.

En próximos artículos explicare los servicios que instalaremos en nuestro nuevo y flamante mini servidor.